En este momento estás viendo Brooklyn Nets 21/22

Brooklyn Nets 21/22

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:NBA
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios
  • Tiempo de lectura:26 minutos de lectura

El equipo de las estrellas busca redimirse de su fracaso la pasada campaña

Los Nets siempre fueron el hermano pobre de los Knicks. Desde su fundación a finales 60 en ABA (donde ganaron 2 títulos) hasta su ingreso en la NBA cuando se fusionó con dicha liga, trasladándose a New Jersey. Mismo instante en el que los Knicks les obligaron a pagar una especie de «canon» por invadir su territorio NBA. Ahí se iniciaría una larga enemistad ante a una franquicia que siempre tuvo los focos del mundo entero representando a «la Gran Manzana». Y esto fue así hasta hace no mucho, más concretamente con la época dorada de la franquicia a principios de los 2000, donde perdieron 2 finales NBA ante Los Angeles Lakers y San Antonio Spurs. Todos recordamos aquel equipo con Jason Kidd, Kerry Kittles, Richard Jefferson, Kenyon Martin o Keith Van Horn.

El equipo volvió a caer en cierto ostracismo hasta 2012, donde la llegada del multimillonario ruso Mikhail Prokhorov trasladó la franquicia a Brooklyn. El proyecto deportivo fue de fracaso en fracaso. Incluso el magnate ruso vendió el 49% de la franquicia a Joseph Tsai, propietario de Alibaba. Pero hace 2 años Brooklyn consiguió juntar en un mismo equipo a Kyrie Irving y Kevin Durant. Seguramente 2 de las 10 estrellas más importantes de la NBA en su momento. Pero no todo era un camino de rosas. Kevin Durant estuvo su primera temporada en blanco, algo que ya sabían tras la lesión que sufrió en su tendón de Aquiles en los Playoff de 2019, forzando su regreso. Kyrie Irving solo pudo jugar 20 partidos ese mismo año, ya que finalmente tuvo que ser operado en el hombro.

Por nombres, los Brooklyn Nets son el equipo a batir en esta NBA

Tenían claro por tanto, que el proyecto iba a ser más a medio plazo. Pero el curso pasado surgió una nueva oportunidad de mercado. Con Kevin Durant y Kyrie Irving ya jugando, se unió a ellos un James Harden que quería salir a toda costa de Houston. Y no llegó solo. Brooklyn fue el animador del mercado atrayendo a jugadores como Blake Griffin o LaMarcus Aldridge, que conformaban un quinteto de ensueño.

Pero no es la primera vez que un equipo de fantasía se pega un buen tortazo. Hay lesiones, hay que congeniar los egos, solo hay 1 balón … y estos Brooklyn Nets no fueron una excepción, eliminados en semifinales de Conferencia por Milwaukee Bucks (3-4), pese a ir ganando la serie 3-2. Su tripleta de estrellas apenas coincidió en 17 partidos en estas temporadas, y finalmente, James Harden se cansó de la ciudad, del equipo, o de lo que fuese, y terminó pidiendo el traspaso justo al cierre del mercado.

De cara a este final de temporada, la lección debe estar aprendida… aunque siguen teniendo muchas incógnitas detrás. La lesión de Kevin Durant, las idas y venidas del «terraplanista» Irving y la adaptación de Ben Simmons, llegado justo en el cierre de mercado en el traspaso de James Harden,

Roster

La plantilla de Brooklyn Nets no hizo más que engordar su nómina de jugadores de tremenda experiencia y calidad este verano. A los Kyrie Irving, Kevin Durant, James Harden, Blake Griffin y LaMarcus Aldridge (que ha podido volver de su retirada para el bien de todos los amantes del baloncesto) se han añadido jugadores de mucha revelancia en sus anteriores equipos como Patty Mills y Paul Millsap.

Sin embargo, el traspaso bomba de cierre de mercado lo cambió todo. Sale del equipo James Harden (junto a Paul Millsap), y llega un Ben Simmons que es toda una incógnita, junto a jugadores interesantes como Seth Curry y Andre Drummond. El último en llegar ha sido Goran Dragic, traspasado y cortado en este mercado. En el encaje de estas piezas estará el devenir de su temporad, junto al lunar de los problemas extradeportivos de Kyrie Irving. A su ya conocido «terraplanismo» se ha unido su posición de antivacunas que le ha dejado fuera del equipo ante los protocolos de la NBA. Incluso con esta baja, el equipo sigue aspirando al máximo.

PG – Kyrie Irving – #11
G – Seth Curry – #31
GF – Joe Harris – #12
F – Kessler Edwards – #14
F – Kevin Durant – #7
C – Andre Drummond – #1
PG – Patty Mills – #8
G – Cam Thomas – #24
GF – Ben Simmons – #25
F – Blake Griffin – #2
FC – LaMarcus Aldridge – #21
C – Day’Ron Sharpe – #20
PG – Goran Dragic – #9
G – Dave Duke Jr. – #6
GF – Bruce Brown – #1
F – James Johnson – #16
FC – Nic Claxton – #33

El banquillo

Steve Nash

Dos veces MVP de la NBA liderando un cambio de estilo que marcó época en Phoenix Suns. Previamente, también lucho por el anillo en Dallas Mavericks. Incluso acabó su carrera en Los Angeles Lakers. Un jugador totalmente talentoso en pista que en 2018 se convirtió en Hall of Hame, y que desde su retirada se ha dedicado a labores de gestión, formando parte del consejo de administración del R.C.D. Mallorca de fútbol.

Steve Nash cumplirá su 2ª temporada en Brooklyn tras el fracaso del pasado curso

La temporada pasada dio un paso atrás en esas labores para iniciar su carrera en los banquillos NBA de la mano de Brooklyn Nets. 48 victorias en 72 partidos y una eliminación en semifinales de Conferencia por 4-3 ante Milwaukee Bucks, equipo campeón a posteriori, no son malos registros. El principal lunar es que sobre el papel, el equipo estaba plagado de estrellas y aspiraba a todo. Muchos lo tacharon de fracaso, otros siguen confiando en el talentoso canadiense, en que sea capaz de trasladar su gran IQ de su época de jugador a los jugadores que tiene ahora. El problema es que cuando tienes un equipo plagado de estrellas, diferenciar la mano del entrenador es complicada. Casi es mejor ser un buen gestor de grupo que otra cosa. Veremos a ver que depara esta temporada a Brooklyn Nets.

La estrella

Kevin Durant

Para mi, Kevin Durant es el jugador más decisivo de la actual NBA. Formado en los Longhorns de Texas, fue elegido con el pick 2 del Draft de 2007 por Seattle Supersonics, a la postre Oklahoma City Thunder. Por encima de él, solo Greg Oden, jugador que a la postre acabó fracasando en la NBA. A Kevin Durant siempre se le achacó cierta falta de carácter, pero en los mejores años de la franquicia de OKC estuvo presente liderando al equipo. Su mayor logro allí, las finales NBA de 2012 donde fueron vapuleados 4-1 por Miami Heat.

Muchos le criticaron por entrenar con LeBron James en los veranos, y que gracias a eso, Miami pudo ajustar su defensa sobre él perfectamente. Entre sus otros logros en Oklahoma, quedará para el recuerdo el MVP de la NBA en 2014. Al final, se terminó machando a Golden State en un movimiento que dolió a muchos aficionados, que lo catalogaron de «fácil» para embolsarse un anillo. Y en 2 de los 3 años que estuvo allí, lo consiguió.

Kevin Durant es, bajo mi punto de vista, el jugador más decisivo de la actual NBA

Hace 2 temporadas llegaba a Brooklyn junto a Kyrie Irving buscando formar un gran proyecto de super estrellas, dejando a un lado a unos Warriors con muchas bajas y que parecía que habían terminado ciclo. Su primer año, lo pasó en blanco tras lesionarse en Playoff con Golden State. Rotura del tendón de Aquiles. Para un jugador que empezaba a ser veterano, lesión fatal. Tardó 552 días en reaparecer y debutar con Brooklyn Nets, ya el curso pasado.

La temporada la pasó entre algodones, pero para asombro de muchos, nada más llegar mejoraba sus números, algo que ante una lesión tan grave solo había conseguido en toda la historia de la NBA Dominique Wilkins. Un 3 de físico liviano pero de brazos interminables. Con una calidad inaudita para ver aro, da igual si el defensor lo tiene a un palmo de la cara. Siempre encuentra la canasta. Decisivo en momentos importantes y máximo anotador de USA en Juegos Olímpicos. Uno de los mejores de todos los tiempos.

Los escuderos

Ben Simmons

La llegada de Ben Simmons provoca un cambio de paradigma total en el equipo, pasando de un anotador tremendo como James Harden a un jugador más joven que puede actuar en muchas posiciones. El australiano fue seleccionado como pick 1 del Draft de 2016, y estaba llamado a llamar una época en la NBA. Carente de tiro, pero con una gran capacidad atlética, reboteadora y de pase. Un jugador completo, al estilo del LeBron o Magic más joven, según algunos. Pero ni por asomo ha llegado a parecerse.

Su carrera NBA comenzó mal, ya que se perdió su primera temporada en la liga íntegra por una lesión en el pie. En los 4 cursos siguientes, muchos claro-oscuros, con una racha mala de problemas de rodilla y espalda en su última temporada, que culminó con unos nefastos Playoffs ante Atlanta donde no pasó de los 10 puntos de media ni del 50% en tiros libres, con mucho miedo a mirar el aro. La presión mediática fue tal que tuvo que pedir el traspaso y acudir al psicólogo. Su carrera en Philadelphia estaba acabada.

Ben-Simmons-1
Ben Simmons llega a Brooklyn dispuesto a reivindicarse y relanzar su carrera NBA

De hecho, pese a tener un contrato de duración hasta 2025 con más de 30 MM de media a cobrar por cada temporada, este curso lo ha pasado inédito. Los 76ers tenían un problema, y lo han solventado consiguiendo a James Harden. Ahora es el turno de Ben Simmons. En otro equipo, en otro contexto, pero ojo, con el mismo nivel de exigencia de luchar por el título, debe demostrar lo que ha progresado en este parón, tanto en su juego como mentalmente. Personalmente, creo que puede encajar en Brooklyn mucho mejor que Harden. Son jugadores muy diferentes.

Antes tenía a Joel Embiid como pareja, un jugador interior que seguramente no le permitía desarrollar su juego en ataque y le obligaba a lanzar en situaciones que no son las óptimas para él, como por ejemplo de lejos del aro. Ahora, cuenta con una batería de compañeros capaces de anotar de fuera con solvencia y llevar el peso de los puntos del equipo como Kevin Durant o Kyrie Irving. Con un elenco de cañoneros importante como Patty Mills, Seth Curry, Joe Harris o Cam Thomas. E incluso jugadores que se pueden intercambiar con él y cubrirle las espaldas como Blake Griffin. Tiene 25 años, y ha llegado la hora de demostrar que puede hacer jugar al equipo siendo un generador más desde posiciones exteriores, y sin la presión de tener que aparecer sí o sí. Aunque a la larga se le va a pedir protagonismo, porque le va en el sueldo y en el pick 1 en el que fue elegido.

Blake Griffin

«El cyborg» inició su carrera NBA con Los Angeles Clippers, que le eligieron con el pick 1 del Draft 2009, precisamente el mismo que el de su ahora compañero James Harden. Lamentablemente su debut se hizo esperar, pues una lesión de rodilla en Octubre de ese mismo año le dejó en blanco la que iba a ser su primera temporada como profesional. Una lesión tan grave en un jugador tan físico siempre dejó que la sombra de la duda sobrevolase sobre su carrera.

Su primera temporada en la NBA tapó la boca de muchos: 22,5 puntos y 12,1 rebotes de media, siendo elegido Rookie del año. En los Clippers fue NBA All Star, y también ganó un concurso de mates en 2011. Pero lo que prometía ser una gran carrera, se quedó en eso. Poco a poco se fue diluyendo y la franquicia le perdió la fe. Varias semifinales de Conferencia en eliminatorias muy ajustadas, pero nada más.

Blake Griffin fue uno de los jugadores de renombre que llegó al equipo con la temporada empezada

En 2018 es traspasado mediada la temporada a Detroit Pistons, un equipo perdedor, a cambio de rondas, Tobias Harris y poco más. Allí en 2019 consiguió su máxima anotación promedio (24,5 puntos por partido) y jugar Playoffs, pero sin ninguna aspiración más. Sus números y protagonismo cayeron en picado y mediado el pasado curso fue apartado del equipo hasta que aceptó rescindir su contrato y firmó con los Nets. Ahora, tiene otro rol. En un equipo con tanta estrella y talento ofensivo, Blake Griffin debe encargarse más de la intendencia, de hacer que encajen las piezas. Ser un 3-4 físico que ayude al rebote y atrás. Su lanzamiento exterior sigue siendo pobre, pero ha crecido mucho en conocimiento del juego. A sus 32 años se ha reconvertido para ser útil, para sumar en la lucha por el tan ansiado anillo.

Factor X

Kyrie Irving

Seguramente tendría uno de los roles más importantes del equipo en condiciones normales. Pero Kyrie Irving nunca ha sido «normal». Uno de los jugadores con mejor 1vs1 y manejo de balón de toda la NBA parece haber tirado su carrera por la borda por lo extradeportivo. El australiano fue drafteado por Cleveland Cavaliers con el pick 1 del Draft de 2011, fue elegido Rookie del año y, la temporada siguiente, fue All Star. De hecho, ha llegado a conseguir incluso el MVP del All Star Game. Lo que prometía ser una carrera meteórica empezó a torcerse con la vuelta de LeBron James a Cleveland, pese a que a su lado consiguió 1 anillo NBA y 3 finales disputadas. Las supuestas envidias hacia «King James» con comentarios poco apropiados le llevaron a Boston en 2017.

En los Celtics, Kyrie Irving podría ser estrella de un equipo. Pero en Abril, se lesiona la rodilla y se pierde los Playoffs. La temporada siguiente, los Celtics fueron vapuleados en semifinales de Conferencia 4-1 por Milwaukee Bucks. Dos años en Boston que tampoco dejaron un buen recuerdo en sus compañeros.

Lamentablemente Kyrie Irving ha sido noticia últimamente por sus controversias fuera de las pistas

En 2019 decide firmar en Brooklyn Nets, debutando con 50 puntos (primer jugador NBA en hacerlo), pero poco le duró la gasolina. Tan solo 20 partidos disputados por culpa de una lesión de hombro. El curso pasado volvió a gran nivel: 27 puntos por partido, con +40% en T3, +50% en T2 y +90% en TL. Pero el naufragio del equipo en los Playoffs fue lo que quedó en la retina de la afición. En 2017, el jugador declaró ser «terraplanista». Esta temporada, ser antivacunas. En el contexto actual de la NBA, eso le dificulta jugar en muchos Estados, incluido el de su franquicia. Cuando se anunció su vuelta … contrajo la COVID-19. Un gran talento mal gestionado mentalmente, pero que si entra en vereda puede dar un salto de calidad al equipo. De momento, los Nets tendrán que remar sin él.

El fondo de armario

Un equipo con semejante elenco de estrellas está encaminado a luchar por el título NBA. Eso significa que la plantilla debe ser ampliar y contar con muchos roles de jugador para diferentes situaciones. Muchos de ellos, veteranos que buscan subirse al que quizás sea su último tren para ganar un anillo.

Patty Mills llega desde San Antonio para ser el reemplazo de Kyrie Irving desde el banquillo. Las circunstancias le han convertido en titular, algo que no le viene grande como ha demostrado en los Spurs y con la selección de Australia.

Otro veterano como Goran Dragic es fichaje de última hora. Aunque no esté bien físicamente, su IQ queda fuera de toda duda en un equipo que tiene muchos anotadores.

Cam Thomas debe ser el revulsivo desde el banquillo. Un rookie que viene de ser uno de los máximos anotadores NCAA con LSU Tigers y que con minutos ha demostrado tener mucha dinamita en sus manos.

Un clásico del equipo como Joe Harris asumirá una vez más el rol de tirador. Con él y el recién llegado Seth Curry, Brooklyn consigue grandes lanzadores. Además, el hermanísimo de Stephen estaba promediando nada más y nada menos que 15 puntos por partido en Philadelphia.

La mejor noticia de todas es la vuelta a las canchas de LaMarcus Aldridge tras su repentina retirada el pasado curso por problemas cardíacos. Un superclase de la NBA que hará de 4 y de 5 según convenga, con una gran calidad en ataque como ha demostrado durante 15 temporadas NBA entre Portland y San Antonio.

La vuelta a las canchas de LaMarcus Aldridge es una gran noticia para los amantes del baloncesto

Otro veteranísimo llegado recientemente es Andre Drummond. Pese a estar lejos de su mejor nivel, tampoco es la sombra que fue en los Lakers. Estaba haciendo un gran trabajo como recambio de Embiid, y ahora en Brooklyn presumiblemente contará con más minutos. No será extraño verle promediar un doble-doble con facilidad.

Y con tanta estrella, la intendencia es muy importante. Jugadores como Bruce Brown, James Johnson o Nic Claxton deben equilibrar el equipo con su defensa.

Las 5 claves

Como ya se demostró la pasada temporada y hemos visto muchas otras veces a lo largo de la historia, juntar muchas estrellas en un mismo equipo no basta para ganar un anillo. Hay que establecer roles y conjuntarlos a todos.

El factor Kyrie Irving. Es una baja sensible para el equipo, y desvía la atención de lo deportivo a lo extra deportivo, algo que nunca viene bien.

Aportación de veteranos. Antiguos jugadores muy importantes en la liga que ahora buscan sumar para alzarse con un anillo: LaMarcus Aldridge, Patty Mills y Andre Drummond pueden ser clave.

¿Estrellas en la cuesta abajo de sus carreras? Kevin Durant no es ningún chaval. Nadie duda de su calidad, pero los problemas físicos están ahí. Si él no está y esto sucede en Playoffs, el equipo se desmorona. Por otro lado, se antoja clave el encaje de Ben Simmons en el equipo, y ver el hambre que tiene de cerrar bocas al salir de Philadelphia.

Blake Griffin, ¿el anti-Anteto? Su reconversión a un perfil más de equipo y defensivo se antoja de vital importancia si quieren destronar a los Bucks.

Deja una respuesta