En este momento estás viendo Milwaukee Bucks 21/22

Milwaukee Bucks 21/22

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:NBA
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios
  • Tiempo de lectura:10 minutos de lectura

El vigente campeón busca revalidar el anillo

La temporada pasada fue atípica. Por culpa de la pandemia que nos ha asolado desde 2020, la NBA tuvo que modificar su calendario, iniciando en Diciembre y reduciendo la liga regular en 72 encuentros. Un caldo de cultivo interesante para las sorpresas con la COVID-19 asolando cada semana, y con muchos jugadores con problemas físicos derivados de la inactividad y el cambio de fechas. Ahí, los Milwaukee Bucks salieron victoriosos. Tuvieron que esperar 50 años para volver a levantar título de campeón NBA. Hablamos de 1971, donde por aquel entonces militaban en el equipo Kareem Abdul-Wabar y Oscar Robertson, dos de los mejores jugadores históricos de la liga.

Los Bucks fueron los vencedores de la pasada temporada, galardón que consiguieron 50 años después

El equipo no fue el mejor del Este. Acabó 3º. Seguramente la clave de la temporada fue su enfrentamiento ante Brooklyn Nets en semifinales de conferencia. En el 7º partido en Brooklyn se vivió un inolviable duelo entre Kevin Durant y Giannis Antetokounmpo, con ambos por encima de los 40 puntos. La final NBA tampoco fue fácil ante Phoenix, ya que tuvieron que remontar un 2-0 inicial para terminar ganando 2-4 con Giannis Antetokounmpo como MVP.

Roster

El equipo está construido para ganar. Algunos fichajes salieron ranas, como el de Bogdan Bogdanovic que acabó en Atlanta. Pero sí llegó un Jrue Holiday que fue vital para los títulos. Junto a él, el eterno capitán Khris Middleton y su muñeca de seda. A día de hoy los Bucks son un equipo perfectamente diseñado para revalidad el título, con piezas que se van añadiendo, jugadores con roles específicos que suman al colectivo.

La columna vertebral sigue intacta, y con el paso de las semanas se van añadiendo piezas que ven posible sumar un anillo a su palmarés. Entre ellas, veteranos muy venidos a menos como Wesley Matthews o DeMarcus Cousins (que ya no está), últimas adquisiciones. Eso sí, la pérdida de P.J. Tucker es quizás la más grave para el equipo.

PG – Jrue Holiday – #21
G – Wesley Matthews – #9
GF – Rodney Hood – #5
F – Jordan Nwora – #13
FC – Sandro Mamukelashvili – #54
PG – George Hill – #3
G – Patt Connaughton – #24
F – Thanasis Antetokounmpo – #43
F – Semi Ojeleye – #37
FC – Bobby Portis – #9
G – Donte DiVincenzo – #0
G – Grayson Allen – #7
F – Khris Middleton – #22
F – Giannis Antetokounmpo – #34
C – Brook Lopez – #11

El banquillo

Mike Budelholzer

Mike Budenholzer ha mamado el baloncesto bajo las faldas de Gregg Popovich en San Antonio. Allí fue ayudante muchos años hasta que tuvo la oportunidad de dirigir a unos Atlanta Hawks en reconstrucción en 2013. En Georgia consiguió reverdecer a la franquicia, llevándole a unas finales de Conferencia en la temporada 2014-15, donde fue elegido como mejor entrenador del año. Sí, la misma temporada en la que Atlanta coló 4 jugadores en el NBA All Star Game: Paul Millsap, Jeff Teague, Al Horford y Kyle Korver.

Mike Budenholzer ha llevado a Milwaukee Bucks a su segundo título NBA 50 años después

En 2018 llega a Wisconsin para construir un proyecto ganador en torno a la figura de Giannis Antetokounmpo, alcanzando las finales de Conferencia y el título de entrenador del año en su primera campaña. En la siguiente, un duro rapapolvo de Miami Heat en semifinales. A la tercera fue la vencida. Sin ser seguramente los máximos favoritos (aunque sí estuvieron en la mente de muchos siempre), los Bucks se alzaron con el anillo de campeón. Su juego se centra en la capacidad para generar espacios a su estrella, que es una locomotora de cara al aro. Mientras, hasta el 5 puede lanzar de 3. Un equipo solidario y comprometido atrás que tiene muchas armas en ataque. Acababa contrato esta temporada, pero ha renovado para 3 años más. No es para menos.

La estrella

Giannis Antetokounmpo

«The Greek Freak» se ha hecho un nombre entre los grandes de la NBA. Desde su llegada a la liga no paró de crecer, en todos los aspectos. Músculo, centímetros y números. Un jugador que sembraba muchas dudas en sus inicios. Es puro físico, sin nada de talento, decían. Parece que fue ayer, pero fue elegido en el número 15 del NBA Draft de 2013. Antes, una carrera profesional casi inexistente, como su fugaz paso (solo contractual) con Zaragoza. Y es que a Giannis nadie le ha regalado nada en esta liga. No es fácil triunfar en la NBA siendo extranjero (aunque últimamente la cosa está cambiando). Siempre con hambre de ganar, hubo mucha rumorología sobre su salida en el verano de 2020, pero los Bucks apostaron fuerte para convencerle y su proyecto les ha dado la razón.

Giannis Antetokounmpo se consagró como uno de los mejores jugadores de la NBA con este título

Jugador de físico imponente, cincelado por los Dioses del Olimpo griego de donde procede. Hace de todo en la pista … menos anotar de 3 con regularidad. Ese es su talón de Aquiles. Empezó jugando de 3, y ha terminado siendo un 4 y medio en el baloncesto moderno. Un auténtico trailer entrando hacia el aro. Buena capacidad para poner el balón al suelo. Su envergadura de brazos le permite llegar a todos los balones, con una facilidad pasmosa para el robo o el tapón. Los últimos 4 años, cerca de los 30 puntos de media. 2 veces MVP de la Liga Regular (2019 y 2020) y un MVP de las Finales (2021). Sobran las palabras.

Los escuderos

Khris Middleton

El capitán de los Bucks ha compartido camino con Giannis Antetokounmpo desde 2013 en la franquicia. Una carrera labrada a base de trabajo y sacrificio. Un jugador de club, pero con una muñeca excelsa en ataque. En 2019 se convirtió en el primer jugador en haber pasado por la Liga de Desarrollo de la NBA y haber logrado disputar el NBA All Star Game.

Khris Middleton, efectividad y elegancia en el tiro. Un escudero de lujo para Antetokounmpo

Su presencia en pista se puede resumir en que estuvo a punto de entrar en el selecto club de jugadores que han promediado +20 puntos, +50% en T2, +40% en T3 y +90% en tiros libres en una temporada. En toda la historia de la NBA, solo lo han conseguido Larry Bird, Dirk Nowitzki, Kevin Durant y Stephen Curry. Fiabilidad absoluta.

Jrue Holiday

Muchos años estuvieron en Milwaukee buscando un base que encajase en el equipo. No es fácil. Se necesita a alguien que no amase mucho balón, ya que todos los ataques pasan por las manos de Giannis Antetokounmpo, que sea aplicado atrás y que pueda ser una amenaza exterior aprovechando que las defensas se cierren hacia el griego. Sin pensarlo mucho, y aunque en el último punto no destaca, en esta definición encaja Jrue Holiday.

Jrue Holiday llegó el pasado curso para aportar dirección y defensa, justificando con creces su fichaje

Debutó en Philadelphia allá por 2009 y vivió sus mejores años estadísticamente hablando en New Orleans. Llegó a Milwaukee en 2020 para alzarse con el anillo. Base fuerte físicamente y muy buen defensor. En Milwaukee ha mejorado sus % en el lanzamiento, aprovechando los espacios. Bueno en el 1vs1 atacando el aro. En citas importantes, aparece en favor del equipo, como con aquel robo a Devin Booker vital en las Finales de este año, o su defensa al que para mi es el mejor base puro de este NBA, Chris Paul. Además, jugador con mucho liderazgo y una importante historia personal detrás que habla mucho de su persona.

Factor X

Grayson Allen

Bajo mi punto de vista, Grayson Allen es el tapado de estos Milwaukee Bucks. Formado en la Universidad de Duke, se ganó la fama de jugador vinagre y sucio por algunas jugadas de dudosa deportividad. Esta fama no quita su capacidad anotadora y de liderazgo: título NCAA en su primer año, con un gran partido en la final ante Wisconsin saliendo del banquillo y más de 20 puntos allí en su año Sophomore, números que bajaron en las 2 temporadas siguientes. Y es que pese a destacar, Allen cumplió sus 4 años de ciclo universitario.

Grayson Allen está demostrando por fin el buen jugador que se presuponía en su etapa universitaria

Nunca fue un «raza blanca tirador» al uso como otros prospects de Duke, por ejemplo, J.J. Redick. Su rendimiento en NBA no estuvo exento de dudas. Elegido en el NBA Draft por Utah Jazz con el pick 21 en 2018, no terminó de encajar en el equipo pese a que Utah parecía buen lugar para él. Terminó en Memphis en el traspaso de Mike Conley, donde ha estado dos temporadas creciendo a la vez que el equipo. A Milwaukee llegó este verano por la puerta de atrás. A sus 26 años, ha demostrado ser un jugador de rol muy aprovechable. Un pegamento necesario en un equipo campeón. Seguramente las lesiones de jugadores como DiVincenzo le han dado más protagonismo del esperado, pero ha cumplido con creces mejorando sus % de tiro.

El fondo de armario

El fondo de armario de un equipo campeón no puede estar exento de muchas opciones. Y es lo que han conseguido estos Milwaukee Bucks.

En la dirección, la vuelta de George Hill a Milwaukee es una apuesta segura por la experiencia y anotación desde el banquillo. Además, Donte DiVincenzo ha demostrado ser un combo anotador que puede revolucionar partidos.

El equipo goza de muy buenos tiradores que aprovechen los espacios que dejan las defensas al cerrarse sobre Antetokounmpo. Por ejemplo, Patt Connaughton y el recientemente aterrizado Wesley Matthews.

Jugadores como Jordan Nwora, Semi Ojeleye y Thanasis Antetokounmpo aportan el músculo en la línea exterior. Especialmente el primero de ellos está siendo una grata sorpresa, ayudando a solventar la pérdida de P.J. Tucker en el puesto de 3-4, que no es nada fácil.

Brook Lopez ofrece grandes variantes al juego de ataque de los Bucks con su buena mano

Versatilidad en el juego interior. Bobby Portis ha aprovechado la lesión de Brook Lopez para rendir a un nivel altísimo, tanto en ataque como a nivel reboteador. Con la vuelta de Brook, el equipo aprovecha mejor los espacios, ya que es un 5 con una mano excelsa desde el T3 (y atrás ayuda en intimidación).

Siguen con algun hueco sin asignar. Por ejemplo, DeMarcus Cousins, que aún estando físicamente al 50%, es muy aprovechable, no funcionó mal, aunque no logró quedarse en el equipo. Seguro que de cara al Playoff aún hay tiempo de rellenar el roster con un jugador que apuntale la rotación.

Las 5 claves

El crecimiento de Giannis Antetokounmpo. Su mejoría en IQ y en el lanzamiento exterior.

El aprovechamiento de los espacios por parte de los tiradores cuando las defensas se cierren sobre «The Greek Freak».

¿Qué hacer cuando el rival colapsa la zona? Soluciones para que el juego no sea unidimensional.

Contraataque, transición y aclarados. Es el santo y seña de este equipo.

Bloqueo directo para Khris Middleton. Complicado de defender y muy efectivo.

Deja una respuesta