En este momento estás viendo New Orleans Pelicans 21/22

New Orleans Pelicans 21/22

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:NBA
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios
  • Tiempo de lectura:22 minutos de lectura

Proyecto en torno a los problemas físicos de Zion … un peligroso all-in para NOLA

El origen de estos New Orleans Pelicans radica en los Charlotte Hornets fundados en 1988, dando así visibilidad NBA a North Carolina, estado con gran tradición en el mundo del baloncesto. Pero estos Hornets no son los mismos que los de ahora, cuidado. Los actuales proceden de los Charlotte Bobcats creados en 2004 a través de un Draft de expansión. Es complicad, pero conviene no liarse. En 1988, junto a ellos, llegaron a la liga los Miami Heat, los Orlando Magic y los Minneapolis – St. Paul Timberwolves (ahora Minnesota). Como toda franquicia nueva, sus primeros años en la NBA fueron complicados, aunque pueden presumir de dar un vuelto a la moda en el mundo del baloncesto gracias a sus camisetas celestes.

El ex Pistons Kelly Tripucka se convirtió en su primer referente anotador. Johnny Newman y Rex Chapman le sucedieron. Pero no fue hasta 1991 cuando empezaron a carburar, gracias a la llegada de Larry Johnson en el pick 1 del Draft. A la siguiente temporada, se metieron por primera vez en su historia en unos Playoffs. El equipo coqueteó con la post – temporada durante gran parte de los 90 y principios de los 2000, e incluso llegaron a draftear a Kobe Bryant … sin embargo, la cosa no pasó de ahí. David Wesley, Jamal Mashburn, Baron Davis … junto a algunos veteranísimos como Eddie Jones, Alonzo Mourning o P.J. Brown son algunos de sus nombres ilustres.

El futuro de los Pelicans pasa por las manos de Brandon Ingram y Zion Williamson

En 2002 su propietario George Shinn recolocó la franquicia en New Orleans, manteniendo el apodo de «Hornets», aunque de 2005 a 2007 estuvo alojada en Oklahoma City por culpa de los estragos causados por el huracán Katrina. Otra curiosidad es que la franquicia continuó en la Conferencia Este hasta la llegada de un nuevo equipo a la liga en 2005, los Charlotte Bobcats, que hizo que se trasladase al Oeste, donde los Playoffs estaban mucho más caros.

Ahí se inició la etapa de Chris Paul, que llegó a su culmen en la temporada 2007-08, la más exitosa de la franquicia con 56 victorias y el base quedando 2º en la votación de MVP de la temporada, si bien cayeron en 2ª ronda de Playoffs frente a San Antonio. Llegaron más cambios. En 2011 se fue CP3 y en 2012 el propietario de los New Orleans Saints de la NFL compró la franquicia. También llegó Anthony Davis para marcar una nueva era, al que más adelante añadieron a DeMarcus Cousins cuando estaba en su «prime» en la NBA. Sin embargo, la franquicia nunca arrancó. Muchos achacaron al gafe de cambiar el pseudónimo de «Hornets» a «Pelicans» (2013).

En 2019 deshicieron el equipo totalmente, mandando a Anthony Davis a los Lakers y eligiendo a Zion Williamson en el pick 1 del Draft, un jugador llamado a marcar época en la NBA … pero que venía lesionado de Duke, lo que le privó de disputar su temporada Rookie en la liga hasta 2020. En su 2º año, 27 puntos por partido, demostrando ser una mala bestia. Y esta misma temporada, de nuevo fuera de las canchas, con alarmantes problemas de sobrepeso. Se ha perdido más partidos que los disputados, y muchos se plantean si a NOLA le sigue quedando una larga travesía por tierra de nadie en la NBA, si deben seguir confiando en Zion pese a que parece que el joven jugador no se cuida el físico como debiera hacerlo un profesional.

Roster

El roster de New Orleans Pelicans ha sufrido algún retoque este verano, especialmente con la marcha de Lonzo Ball como agente libre rumbo a Chicago. Zion Williamson sigue siendo la estrella del equipo, al menos sobre el papel, y sigue manteniendo a un superviviente del traspaso de Anthony Davis a Los Angeles como escudero: Brandon Ingram.

La pasada campaña llegó Jonas Valanciunas como pieza importante, un 5 capaz de abrir el campo mejor que Steven Adams y no solaparse con el juego de Zion. Devonte’ Graham o Jaxon Hayes siguen siendo buenos jugadores de rol. También está nuestro Willy Hernangómez, y ojo al rookie, Herbert Jones.

El impulso definitivo ha venido en el cierre de mercado donde el equipo ha adquirido al gran anotador C.J. McCollum desde Portland junto a Larry Nance Jr. como complemento. Una apuesta clara por el play-in, muy barato en el Oeste, y una medida de presión para la vuelta de Zion al equipo.

PG – Devonte’ Graham – #4
G – C.J. McCollum – #3
GF – Trey Murphy III – #25
F – Brandon Ingram – #14
F – Zion Williamson – #1
C – Jonas Valanciunas – #17
PG – Kira Lewis Jr. – #13
G – Tony Snell – #21
GF – Garrett Temple – #41
F – Naji Marshall – #8
FC – Willy Hernangomez – #9
PG – Jose Alvarado – #15
GF – Gary Clark – #12
F – Herbert Jones – #5
F – Larry Nance Jr – #22
FC – Jaxson Hayes – #10

El banquillo

Willie Green

Hasta hace no mucho (2015), Willie Green estaba jugando por las canchas NBA. Un microondas desde el banquillo como jugador, bastante anárquico en su selección de tiro, que brilló como revulsivo en Philadelphia en sus inicios en la liga, junto a Allen Iverson. Por eso, por sus características como jugador, a muchos nos sorprende que haya iniciado una carrera como entrenador.

Willie Green debuta como entrenador jefe esta temporada en los Pelicans

En 2016 se enroló en los Warriors como entrenador asistente. Fue prácticamente llegar y besar el santo, porque se llevó dos anillos por el camino. En 2019 llegó para apoyar a Walt Williams en Phoenix Suns, llegando el pasado curso a las Finales NBA. Nada mal. Ahora, a sus 40 años, coge las riendas de un equipo que lleva mucho tiempo en tierra de nadie. Apuesta arriesgada. Entrenador joven para llevar una plantilla joven. Veremos cuál es su propuesta.

La estrella

Zion Williamson

No se puede negar que Zion Williamson sigue siendo la estrella de esta franquicia … aunque se haya perdido más partidos de los que ha jugado a lo largo de su carrera NBA. Y esto es lo realmente preocupante. El ex de Duke fue pick 1 del Draft de 2019 pese a tener una lesión importante en la rodilla en su época universitaria. Un jugador llamado a marcar época en la NBA que no debutó hasta 2020. No es el primer caso de jugador llamado a hacer historia que se desinfla rápido por las lesiones (un ejemplo relativamente reciente, el de Greg Oden).

Llamado a ser la nueva super estrella de la NBA, sus problemas de peso pueden acabar con su carrera

Y es que sus problemas de peso han sido evidentes, algo que no ayudan a su rodilla ni a su físico en general. Su cuerpo es voluminoso, y pese a que es una fuerza de la naturaleza a lo Shaq, sus apenas 2 metros no pueden soportar los más de 140 kg que se rumoreaban este verano. Se operó de una fractura en el pie precisamente en este periodo, y aún no ha reaparecido pese a que se le esperaba para el inicio de la competición. A sus 21 años, no ha demostrado cuidarse como un profesional, pese a llegar a promediar 27 puntos y 7 rebotes en su 2ª temporada en la NBA. Los roces con la directiva de NOLA son un peligro, ya que las esperanzas de futuro de la franquicia están puestas en él.

Los escuderos

Brandon Ingram

Sin Zion, Brandon Ingram ha sido la referencia número 1 del equipo. Haciendo justicia, la actual estrella del equipo es él. Ex de la Universidad de Duke, fue elegido con el pick 2 del Draft de 2016 por Los Angeles Lakers tras promediar más de 17 puntos en su único año NCAA y ser uno de los mejores prospects de HighSchool de todo el país. Su físico recordaba al de Kevin Durant. Muy ligero, brazos largos y buenas capacidades ofensivas. En su 2ª temporada en la franquicia ya fue titular, promediando más de 18 puntos por encuentro, pero la presión por ganar en Los Angeles siempre es excesiva. No tuvieron paciencia para desarrollarle y acabó entrando en el traspaso de Anthony Davis.

Brandon Ingram es el líder actual de New Orleans ante los problemas físicos de Zion

Desde su llegada a New Orleans ha sido referente ofensivo del equipo. Sus prestaciones han subido hasta los 24 puntos por encuentro, y ha mejorado mucho su acierto exterior. En su primera temporada en NOLA fue elegido jugador más mejorado de la NBA, y consiguió su primera participación en el NBA All Star Game. Por ello, Ingram decidió renovar en 2020 por una cuantiosa suma, y construir un proyecto ganador de la mano de Zion Williamson. Pero creo que las comparaciones con Durant siempre le han pasado factura, y quizás se haya quedado ligeramente estancado. Le falta dar un paso más en liderazgo.

C.J. McCollum

A sus 30 años la etapa de C.J. McCollum en Portland llegó a su fin. Allí estuvo desde su llegada a la NBA en 2013, formando un duo exterior maravilloso con Damian Lillard, quien parece ser el último superviviente del barco. Quedará en nuestras retinas para siempre junto a esta emotiva despedida. Ahora llega en este mercado de traspasos a New Orleans dispuesto a dar un golpe sobre la mesa en búsqueda de un Play-In que parece muy barato en el Oeste, y quien sabe si como garantía para hacer un proyecto ganador en torno a un Zion Williamson que sigue sin reaparecer.

CJ-McCollum
C.J. McCollum es un refuerzo de primer nivel para estos New Orleans Pelicans

No vamos a descubrir ahora lo que es capaz de hacer este escolta que ha sido All Star. Un gran anotador exterior con un lanzamiento de 3 puntos mortífero, que encaja perfectamente con lo que quieren en NOLA: buenos lanzadores de nivel que dejen espacio a Zion en la zona. Un modelo seguramente parecido al de los Bucks con Giannis. Sus más de 20 puntos, 4 rebotes y 4 asistencias de esta temporada en los Blazers son una plena garantía y junto a Brandon Ingram no deberían tener problemas de llevar a la franquicia al Play-In. Ahora sin la sombra de Lillard, seguramente pueda incluso mostrar toda la pólvora que tiene. La franquicia sube el nivel un peldaño más con un jugador que es muy superior a Josh Hart.

Factor X

Jonas Valanciunas

Su llegada en un intercambio por Steven Adams generó ciertas dudas, pero sinceramente creo que fue un traspaso «win-win» para ambas franquicias. Y es que el lituano ha demostrado estar en su «prime» en NOLA, tras unos años que personalmente considero buenos tanto en Toronto (7 temporadas y media) como en Memphis (2 temporadas y media). Siempre demostrando ser un interior solvente, promediando un doble – doble con bastante asiduidad. En Raptors funcionó muy bien como complemento, y en Memphis creció como jugador mejorando su rebote, IQ y su capacidad de anotar triples.

El lituano se ha convertido en un 5 muy polivalente con puntos, rebotes y tiro de 3

Precisamente este arma es lo que le hace muy valioso en estos Pelicans, ya que se ha convertido en un 5 capaz de abrir el campo (a lo Brook Lopez, sin ser tan exagerado) y dejar sitio en la zona para que Zion Williamson haga su juego, haciendo mucho mejor fit con Zion que Steven Adams, un jugador netamente interior. En su último año en Memphis estaba promediando 17 puntos y 12,5 rebotes, dando un paso más en prestaciones ofensivas en su carrera. Personalmente es un jugador que me gusta, y me da un poco de pena que justo saliese de Toronto por Marc Gasol el año del anillo, y justo haya salido de Memphis cuando la franquicia está de moda en la NBA, siempre para recalar en «equipos perdedores».

El fondo de armario

Con un quinteto titular de plenas garantías, es posible que el fondo de armario de los Pelicans se quede un poco corto tras los últimos movimientos. Aún así, cuenta con piezas de interés.

Tras la marcha de Lonzo Ball, Devonte’ Graham asumió los mandos de base titular del equipo. Más anotador, tirador que director.

Kira Lewis Jr. y José Alvarado son otras opciones al 1, aunque no gozan de excesivo protagonismo en el juego del equipo.

En la línea exterior, la llegada de Tony Snell debe dar un plus en defensa y lanzamiento. Un perfil veterano que se une al de Garrett Temple o Gary Clarke.

Dentro de lo desastrosa que estaba siendo la temporada hasta este mercado de traspasos, seguramente la figura del rookie Herbert Jones sea la más relevante. Un 3 alto que tiene muy buenas condiciones para sumar en ataque y para la defensa, ha sido capaz de equilibrar el equipo y hacerse con un puesto en el quinteto.

El novato Herbert Jones está causando un gran impacto en estos Pelicans

Larry Nance Jr. llega como pieza importante para la rotación del equipo. Un jugador que prometía consolidarse en la liga como un titular solvente, y que ha ido dando tumbos hasta acabar en NOLA, donde debe aportar físico y rebote.

Por dentro, los recambios de Jonas Valanciunas son talentosos pero a la vez eternamente puestos en duda. Por un lado Willy Hernangómez es una máquina ofensiva en la pintura cada vez que dispone de minutos, pero su defensa hace aguas. En el lado opuesto está Jaxon Hayes, carente de talento pero con un físico privilegiado que sigue sin encontrar regularidad en su juego. Ninguno termina de convencer y van intercalándose en la rotación.

Las 5 claves

Obviamente, todo pasa por si vuelve o no Zion Williamson. Lo que parecía una recuperación de un par de meses se alarga demasiado. Unido a que las imagenes que se han visto de su físico son preocupantes y que este mismo verano la franquicia debe plantearse si va a renovarlo o no … demasiada incertidumbre. Su compromiso está bajo sospecha.

Aún sin Zion, la llegada de C.J. McCollum da un salto de calidad al equipo. Él y Brandon Ingram son, a día de hoy, piezas suficientes para llevar al equipo al Play-In en el Oeste.

Los movimientos de este mercado siguen apostando por construir un entorno apetecible para Zion. Buenos anotadores, lanzadores, y espacio en la zona para su juego, muy al estilo Milwaukee Bucks. Seguramente falte un buen generador en el puesto de base.

El paso al frente de Jonas Valanciunas ha sido muy importante teniendo en cuenta la baja de Zion Williamson. El lituano ha vuelto a promediar con mucha asiduidad un doble-doble en puntos y rebotes, incrementando sus prestaciones y consolidándose como un 5 tirador.

La explosión de Herbert Jones ha dado equilibrio al quinteto. Sin embargo, falta mucha defensa como para aspirar a pasar rondas de Playoffs.

Deja una respuesta