En este momento estás viendo Sacramento Kings 21/22

Sacramento Kings 21/22

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:NBA
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios
  • Tiempo de lectura:25 minutos de lectura

Chocarse con la realidad de convertirse en el peor equipo de la historia NBA

Aunque no lo pueda parecer, los Sacramento Kings son una de las franquicias más longevas de la historia del baloncesto americano. Fundados en 1923 como los Rochester Seagrams (cerca de New York), pasaron al profesionalismo en 1945 como Rochester Royals en la NBL. Justo al año siguiente, se alzaron con el título de la competición, contando con una futura leyenda de la NFL como Otto Graham en sus filas (sí, se cambió de deporte). En 1951, de nuevo levantaron el trofeo con varios Hall of Fame de la época en sus filas. Es su último título hasta la fecha.

En 1958, los fundadores del club profesional, los hermanos Harrison, decidieron llevarse la franquicia a Cincinnati (Ohio). Fueron 15 años complicados donde la franquicia no despegó, y estuvo acompañada de algunas desgracias deportivas como la de Maurice Stokes. Sin embargo, Oscar Robertson y Jerry Lucas merecían el pagar una entrada. También Jack Twyman, de los primeros jugadores junto a Wilt Chamberlain en promediar más de 30 puntos en una temporada. La franquicia pasó por varios propietarios, y cuando sus estrellas se marcharon, se mudaron a Kansas City (Missouri) en 1972, donde el equipo adquirió el sobrenombre actual de «Kings», ya que el equipo de beisbol de la ciudad ya se apodaba «Royals».

En Kansas City permanecieron 13 años, donde su mayor éxito fue llegar contra todo pronóstico a unas Finales de Conferencia en 1981. Poco duró la esperanza. Una fuerte tormenta destrozó el pabellón y el equipo deficitario fue vendido a precio de saldo. Además, los despachos nunca funcionaron, con Joe Axelson señalado por haberse desprendido siempre de todas sus estrellas. En 1985 el equipo llega a Sacramento, aunque le costó mucho salir del bache tan profundo que arrastraba. En sus primeros 10 años en California, tan solo Mitch Richmond generaba algún tipo de ilusión.

El único consuelo de Sacramento en estos años: campeón de la NBA Summer League 2021

Pero desde el año del «lockout», el equipo vive su época más dorada. Jason Williams / Mike Bibby, Peja Stojakovic, Doug Christie, Chris Webber y Vlade Divac / Brad Miller. Con gente como Hedo Turkoglu o Bobby Jackson saliendo desde el banquillo. Un equipo totalmente reconocible que practicaba un baloncesto muy vistoso, con Rick Adelman en el banquillo y Geoff Petrie en los despachos.

Varias temporadas donde rozaron el éxito, especialmente en 2002. Campeones de la Conferencia Oeste, la más dura de la NBA en ese momento con un record de 61-21. Pero unas Finales de Conferencia más que polémicas frente a Los Angeles Lakers (de las que se hizo eco hasta el Washington Post, escribiendo este artículo sobre el 6º partido) y un triple de Robert Horry les apearon del que seguramente hubiese sido su primer título NBA en 50 años. Los 2 años siguientes, caen ante Minnesota y Dallas en Semifinales, en eliminatorias a 7 partidos. A partir de ahí, los Kings se mueren.

En 2006 fue la última participación del equipo en post – temporada. 15 años desastrosos, igualando el peor récord en la historia de la NBA que ostentaban Los Angeles Clippers, y con posibilidades de superarlo este curso. De ser el peor equipo en la historia de la NBA. Nunca una reconstrucción ha durado tanto. Errores de bulto en traspasos y en el Draft, siempre eligiendo el jugador que no debían, como la sangrante pasada de Luka Doncic. Aunque tampoco con suerte, ya que nunca han podido elegir en 1ª posición. Este curso se empiezan a ver algunos mimbres, como el ser Campeones de la NBA Summer League 2021 de Las Vegas. No significa nada, pero debe ser un comienzo para cambiar una dinámica perdedora, más aún con la apuesta importante en este último mercado, trayendo un 2 veces All Star como Domantas Sabonis y desprendiéndose del corazón del equipo, Tyrese Haliburton.

Roster

Pese a que seguramente los necesita, pocos cambios llegaron a Sacramento este verano. La más relevante de sus incorporaciones fue la del novato Davion Mitchell, mejor defensor de la pasada NCAA. Por tanto, la batuta del equipo continuaba en manos del cada vez más cuestionado De’Aaron Fox, la gran sorpresa de la pasada temporada, Tyrese Haliburton (jugador sobre el que muchos pensaban que debía ser la piedra angular del nuevo proyecto), un asentado Harrison Barnes, un solvente y querido Richaun Holmes. Equipo seguramente corto para la post – temporada, salvo sorpresa mayúscula.

Al final, Monte McNair se movió en este último mercado de traspasos. Muchos lo pedían, y así lo hizo. Lo que no se esperaba nadie es que el GM de los Kings se desprendiese de Tyrese Haliburton, el jugador llamado a ser la pieza sobre la que construir el futuro de la franquicia. A cambio, llega un 2 veces All Star como Domantas Sabonis. También se desprendieron de Marvin Bagley III, pick 2 del Draft elegido por Vlade Divac por delante de Luka Doncic. E incluso del lastroso Buddy Hield. A cambio llegan bastantes jugadores de clase media como Donte DiVincenzo (deseo de hace varias temporadas), Jeremy Lamb, Justin Holiday o Trey Lyles. Todos ellos muy aprovechables, que amplían el banquillo, pero el equipo sigue presentando carencias. Ser el peor equipo de la historia de la NBA es una realidad.

PG – De’Aaron Fox – #5
G – Terence Davis – #3
GF – Maurice Harkless – #8
F – Harrison Barnes – #40
FC – Domantas Sabonis – #11
C – Damian Jones – #30
G – Davion Mitchell – #15
GF – Josh Jackson – #20
GF – Justin Holiday – #8
F – Trey Lyles – #7
C – Neemias Queta – #88
G – Donte DiVincenzo – #0
GF – Jeremy Lamb – #26
F – Chimezie Metu – #7
FC – Richaun Holmes – #22
C – Alex Len – #25

El banquillo

Luke Walton -> Alvin Gentry

El banquillo de los Kings ha cambiado de rumbo esta temporada. En él comenzó Luke Walton, hijo del mítico Bill Walton, tras formarse como ayudante NBA en los Golden State Warriors campeones y aterrizar en Los Angeles Lakers en 2016, equipo en el que pasó la mayor parte de su carrera como jugador. Allí, 3 temporadas sin oler el Playoff, incluso con LeBron James en el equipo el último curso, siendo despedido en Abril 2019 y llegando ipso facto a Sacramento. En los Kings, más sombra que luces. En toda su trayectoria, nunca obtuvo récord ganador en ninguna temporada.

Alvin Gentry ha sustituido a Luke Walton como entrenador jefe de Sacramento mediado el curso

Le sustituye en el cargo en ya veterano Alvin Gentry, hasta ahora asistente, y que curiosamente también lo fue en aquellos Golden State Warrios campeones. Un hombre con toneladas de experiencia a sus espaldas en los banquillos, desde que comenzase en 1977 como asistente en la Universidad de Colorado. Un perfil al que siempre le ha gustado más trabajar en la sombra, salvo en contadas ocasiones como en Pistons, Clippers y principalmente, los New Orleans Pelicans de los últimos años, donde consiguió el 2º mayor record de victorias de la franquicia, solo por detrás de Byron Scott. Según dicen, este verano rechazó irse como entrenador jefe a Philadelphia por permanecer en los Kings, oliéndose ya la tostada. No tiene difícil mejorar a Walton, es una oportunidad, aunque los resultados mandan y no está demostrando estar capacitado para llevar las riendas del equipo.

La estrella

De’Aaron Fox

El base ex de la Universidad de Kentucky cumple su 5ª temporada en la NBA, y tras firmar un gran contrato para continuar en Sacramento, ha llegado la hora de que De’Aaron Fox de un paso al frente como el líder que necesitan los Kings. Elegido con el pick 5 del Draft de 2017, este rápido y eléctrico base carga sobre sus hombros con gran parte del peso de la franquicia, siendo seguramente de las mejores elecciones de Draft de los Kings en los últimos años (cosa que tampoco era difícil).

DeAaron Fox sigue siendo la estrella del equipo, aunque muchos empiezan a dudar de su potencial

Desde su llegada al equipo se vio una gran progresión numérica. Sin embargo, esta temporada ha dado un paso atrás para muchos analistas, y con la irrupción de Tyrese Haliburton, entró incluso en las quinielas de los traspasos. No ha perdido su chispa, su velocidad y su endiablado 1vs1. Pero tampoco ha progresado en el lanzamiento de 3 puntos, con % que apenas rozan el 30%, y parece que ha perdido peso como generador. Se ha convertido en un finalizador más que un director de orquesta para el equipo. Su juego se ha estancado. Su «fit» con Tyrese Haliburton en el backcourt de Sacramento generaba dudas y, al final, la franquicia ha preferido conservarle en detrimento del sophomore. Ser rápido y prácticamente indefendible entrando a canasta no sirve. Tiene que mejorar su IQ, su lanzamiento y liderar en pista.

Los escuderos

Domantas Sabonis

Hijo del mítico Arvydas Sabonis y formado en la cantera de Unicaja de Málaga en España, Domantas Sabonis es un interior casi tan inteligente como su padre. De físico no tan pronunciado pero mucho más móvil, es una máquina de hacer dobles-dobles en puntos y rebotes. En su 1ª temporada en Oklahoma dejó destellos, pero en sus 4 temporadas y media en Indiana su progresión ha sido meteórica, sumando 20 puntos, 12 rebotes y 7 asistencias el pasado curso y consiguiendo jugar 2 veces el NBA All Star Game. Ahora llega a Sacramento Kings con la idea de formar una gran dupla interior – exterior con De’Aaron Fox, llevando seguramente el peso de primer generador del equipo. Algo así como lo que hace Nikola Jokic en Denver, pero obviamente salvando las distancias.

Domantas-Sabonis
Domantas Sabonis debe ser una de las piedras angulares de los nuevos Sacramento Kings

En Indiana, su fit con Myles Turner generaba dudas, algo similar a lo que sucedía en Sacramento entre Fox y Haliburton. La salida del sophomore del equipo ha sido una losa dura para la afición, ya que era uno de los jugadores más comprometidos que se han visto con la franquicia en años. Ahora Domantas Sabonis debe hacer olvidar al joven combo con sus números, y dando otro nivel al equipo. Eso sí, le va a costar. En un equipo con una mala defensa, sus debilidades atrás se van a ver incrementadas. Habrá que tener paciencia, porque a sus tan solo 25 años, es un jugadorazo con un contrato más que aceptable.

Harrison Barnes

A sus 29 años el de Iowa cumple su 4ª temporada en Sacramento tras una exitosa carrera en Golden State y Dallas. Aquí parece que ha encontrado un perfecto acomodo, siendo importante tanto dentro como fuera de la pista y no estando cuestionado. Un 3 fuerte que ofrece al equipo muchas posibilidades, incluyendo la de jugar como 4 sin problemas. Con el paso de las temporadas ha mantenido una anotación bastante estable, mejorando en IQ, en rebote y en % de T3.

Harrison Barnes encontró en Sacramento un lugar en el que destacar y sentirse cómodo

En plena madurez de su carrera, está preparado para dar el salto a un equipo con aspiraciones más altas. Incluso su contrato, descendente en remuneración económica y con tan solo 2 años por cumplir, es más que apetecible con las barbaridades que firman otros jugadores. Un jugador que se ha echado el equipo a las espaldas en muchas ocasiones y que tiene amplia experiencia en Playoffs. Seguramente, de las mejores piezas que tengan los Kings para negociar en el mercado. Bajo mi punto de vista, de los pocos jugadores que habría que mantener si se sigue confiando en este proyecto.

Factor X

Davion Mitchell

A muchos les sorprendió la elección de Davion Mitchell en el pasado Draft. Pick 9, otro exterior, cuando ya forman parte del equipo Fox y Haliburton y cuando tu juego interior es seguramente de los más flojos de la NBA. Sin embargo, con la llegada de McNair a los despachos de los Kings, la idea siempre fue elegir al mejor jugador posible disponible, al menos a su juicio.

Davion Mitchell llega a la NBA con el cartel de mejor defensor universitario

Además, viendo que Sacramento era de las peores defensas la pasada campaña, su elección no está mal tirada. Y es que Davion Mitchell es un perfil muy necesario en cualquier equipo que debe aportar un plus de intensidad atrás. Un perro de presa, una lapa, un infierno que te persigue. Elegido como el mejor defensor de la última NCAA, es un jugador ya hecho, 23 años. El ataque no es su fuerte, pero puede anotar. Incluso la pasada campaña en Baylor consiguió un 44% de acierto en T3. Tiene que ir ganando confianza poco a poco, pero es una pieza de rol muy interesante.

El fondo de armario

La verdad es que los Sacramento Kings no se volvieron locos este verano firmando jugadores importantes. La plantilla era muy similar a la del pasado curso, con alguna pincelada. Sin embargo, tras este último mercado de traspasos de mitad de temporada, el equipo ha cambiado mucho.

En el puesto de base Fox se queda como principal lugarteniente, y eso es un problema. El equipo necesita un generador en el puesto de 1 que distribuya el balón, algo que ahora no tiene. Seguramente Domantas Sabonis sea el base real del equipo desde la pintura.

Terence Davis es una apuesta de McNair como anotador de banquillo. Llegó mediado el pasado curso desde Toronto y ha demostrado ser un buen microondas con minutos.

También por fuera, Jeremy Lamb puede aportar puntos desde el catch & shoot. Josh Jackson es un pick 4 de Draft que no ha demostrado consistencia en la NBA por su mala cabeza, quizás esté ante su último tren para mantenerse en la liga. Además, la llegada de Justin Holiday dará mucho equilibrio al equipo. En Indiana, fue el jugador que más asistió a Sabonis. Además, es un grandísimo defensor. Los 3 han llegado en este mercado de traspasos.

Otro jugador que ha llegado recientemente es Donte DiVincenzo era una pieza muy codiciada por Sacramento, especialmente desde el traspaso de fallido de Bogdanovic a los Bucks. Un gran tirador y un jugador defensivamente intenso que se meterá rápido a la grada en el bolsillo.

Donte DiVincenzo
Tras varios intentos, Donte DiVincenzo llega a los Kings para sumar puntos desde la 2ª unidad

Maurice Harkless por edad debería estar en su prime en la liga, en la que cumple su 12ª temporada, pero sinceramente es un jugador que se ha diluido y apenas tiene impacto en el equipo, ni siquiera defensivo.

El nigeriano Chimezie Metu es un jugador por el que se está apostando como suplente de Harrison Barnes. De progresión lenta pero segura, debe mejorar bastante en el lanzamiento exterior, aunque ayuda bastante en el rebote en un equipo al que le cuesta cerrar su aro, aunque con la llegada de Trey Lyles, ha perdido peso. El ex de los Pistons es un 4 y medio que tiene buena mano, aunque le falla la defensa y la envergadura. Ahí Sacramento tiene un problema.

El 5 titular del equipo hasta la llegada de Domantas Sabonis era Richaum Holmes. Uno de los favoritos de la grada por su garra y lucha. Un jugador que maneja muy bien el pick & roll y define perfectamente debajo del aro, y la única vía reboteadora de garantías del equipo.

Jugadores como Alex Len tienen la oportunidad de enganchar su carrera a la NBA o tirar la toalla. Mismo caso que el físico Damian Jones, que cumple su 2º año en el equipo y es, seguramente, el único interior contundente que hay en plantilla. Por su parte, Neemias Queta llega vía Draft como el primer jugador portugués en jugar en la NBA. Tenéis un scouting que hice sobre él en este enlace.

Las 5 claves

El futuro del equipo pasa en parte porque DeAaron Fox de un paso al frente, especialmente en el lanzamiento exterior. Como generador, lo veo muy complicado. Ahí debe entrar Domantas Sabonis, al menos de momento hasta que encuentren un base real.

El juego interior del equipo hace aguas. No en anotación, donde además de Domantas Sabonis su mejor jugador es Richaun Holmes, un 5 muy bueno en continuaciones pero muy limitado. Pero falta defensa e intimidación en cantidades industriales.

Otro jugador que debe encajar es Davion Mitchell. El año pasado Sacramento fue de los peores equipos defensivos de la NBA, y esta temporada va por el mismo camino. Él viene de ser el mejor defensor de la NCAA. Una tortura para el rival que tiene la presión de rendir ya, por necesidades y edad.

Harrison Barnes es el multiusos del equipo. Debe dar los pasos al frente que no da Fox en liderazgo. Y sino, su contrato decreciente puede ser una buena pieza para un aspirante al título a cambio de más futuro para Sacramento.

Seguramente durante la temporada sea complicado, pero de cara a futuro el equipo debe encajar varias de las piezas que han llegado en este mercado de traspasos. Donte DiVincenzo y Justin Holiday son dos jugadores muy aprovechables. Trey Lyles puede dar una buena rotación interior ofensiva, igual que Jeremy Lamb en la línea exterior. Y Josh Jackson es el nuevo caso de todo o nada.

Deja una respuesta