En este momento estás viendo Utah Jazz 21/22

Utah Jazz 21/22

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:NBA
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios
  • Tiempo de lectura:21 minutos de lectura

A los mormones solo les falta una cosa: rematar la faena en Playoffs

Mucha gente no lo sabe, pero los Jazz nacieron como franquicia en New Orleans allá por 1974, algo que tiene todo el sentido del mundo puesto que la ciudad es la cuna de ese estilo de música. Era la época donde «Pistol» Pete Maravich maravillaba con su baloncesto a la vez que se lesionaba. 5 años después la franquicia se mudó a Utah, manteniendo el nombre.

En los años 80 comenzó a surgir su leyenda con la llegada de John Stockton (1984), Karl Malone (1985) y Jerry Sloan en los banquillos (1988). Ambos son seguramente los máximos exponentes en la historia de la franquicia. Convivieron juntos hasta 2003, más de 15 años, que se dice pronto. En esta época destacan los mejores resultados de Utah en la NBA, siendo asiduos a las últimas rondas de Playoffs durante toda la década de los 90 y perdiendo 2 finales NBA consecutivas ante los Chicago Bulls de Michael Jordan por idéntico resultado (4-2).

Utah está cosechando grandes resultados en liga regular, pero les falta dar un paso más en Playoffs

Con la marcha y retirada de sus leyendas, los Utah Jazz tuvieron que reconstruir el equipo. Por allí pasó fugazmente nuestro Raül López, aunque la primera pareja destacada fue la de Deron Williams y Carlos Boozer, eso sí, a años luz de la de John Stockton y Karl Malone. Los Jazz pisaban el Playoff, pero eran vapuleados habitualmente a las primeras de cambio. En 2009 murió su propietario, Larry H. Miller, y en 2011 Jerry Sloan dimitía como entrenador jefe del equipo tras 23 años en la franquicia. Las malas lenguas dicen que por problemas de vestuario con la estrella del equipo, Deron Williams.

La franquicia inició una nueva reconstrucción que empezó a fraguarse en 2014 con la llegada del actual entrenador, Quin Snyder, que fue construyendo a fuego lento un equipo competitivo que empezó a remontar el vuelo defnitivamente en 2017 gracias a la adquisición de Donovan Mitchell. Con él y Rudy Gobert, la franquicia ha ido cosechando muy buenos datos en temporada regular. El pasado curso obtuvo el mejor récord de victorias de toda la NBA (52-20). El problema: en Playoffs no rematan, les falta quizás una estrella de la liga con experiencia que les haga pasar de ronda.

Roster

Utah Jazz inició la temporada con toda la columna vertebral que le llevó la pasada campaña a ser el mejor equipo NBA en la fase regular. Mike Conley, Donovan Mitchell, Bojan Bogdanovic, Joe Ingles, Jordan Clarkson, Royce O’Neale y Rudy Gobert. Apenas perdieron jugadores, si bien sí que han incorporado algunos veteranos interesantes como Hassan Whiteside o Rudy Gay, que junto a Eric Paschall deben de mejorar el banquillo del equipo.

Sin embargo, la lesión para toda la temporada de un expiring como Joe Ingles ha hecho que un emblema como él acabe traspasado a cambio de alguna pieza que les pueda ayudar, como Nickeil Alexander-Walker, via NOLA y Portland.

PG – Mike Conley – #11
G – Donovan Mitchell – #45
GF – Xavier Sneed – #2
F – Bojan Bogdanovic – #44
F – Eric Paschall – #0
C – Rudy Gobert – #27
G – Jared Butler – #13
G – Jordan Clarkson – #00
GF – Danuel House – #4
F – Juancho Hernangómez – #41
CF – Udoza Azubuike – #20
G – Trent Forrest – #3
G – Nickeil Alexander-Walker – #6
F – Rudy Gay – #8
F – Royce O’Neale – #23
C – Hassan Whiteside – #21

El banquillo

Quin Snyder

La verdad que era complicado que un entrenador calase hondo el franquicia de Utah tras las 23 temporadas de Jerry Sloan al frente del equipo. Tras su salida en 2011 y 3 años de transición, en 2014 llegó a la franquicia Quin Snyder, en lo que era su primera experiencia como entrenador jefe NBA. Antes, había entrenado con bastante caché a la Universidad de Missouri Tigers o a los Austin Toros de la GLeague. Como asistente, Universidad de Duke, Philadelphia 76ers, Los Angeles Lakers, CSKA Moscow y Atlanta Hawks. Equipos de mucho nivel y de diferentes ligas y estilos.

Quin Snyder ha encajado perfectamente en Utah tras los buenos años de Jerry Sloan

Desde su llegada ha construido un equipo compacto y solvente a fuego lento. Un entrenador de carácter que se ha adaptado perfectamente al baloncesto moderno. De hecho, el pasado curso sus Jazz eran de los equipos de la NBA que más triples lanzaban, y mejores % de acierto consiguieron. Se quedó muy cerca de llevarse el Premio al Coach of the Year la temporada pasada, aunque al menos fue seleccionado como entrenador de la Conferencia Oeste para el NBA All Star Game.

La estrella

Donovan Mitchell

A sus 25 años Donovan Mitchell se ha convertido en el faro de los Utah Jazz. Llegó en el Draft 2017, donde fue elegido en el pick 13 por Denver, siendo traspasado de inmediato a los Jazz tras 2 años en la Universidad de Louisville. En su 2ª temporada en los Cardinals duplicó sus números, siendo incluido el mejor quinteto de la Atlantic Coast y también en el defensivo. 15,6 puntos, 5 rebotes, 2,7 asistencias y 2,2 robos de balón. Buenos números, pero su físico de 2 puramente anotador generó bastantes dudas a muchos scouts NBA.

Donovan Mitchell es la estrella de los Jazz y uno de los mejores anotadores de la actual NBA

Sin embargo, desde su llegada a la liga Donovan Mitchell demostró mucho. 20,5 puntos en su primera temporada, a los que sumó 1,5 robos de balón (en el TOP 5). Fue seleccionado para el concurso de mates para sustituir al lesionado Aaron Gordon y lo ganó. Devolvió a la franquicia a Playoffs, y allí consiguió anotar 38 puntos en un partido (solo superado históricamente por Charmberlain, Jabbar y Magic), promediando más de 24,4 puntos en todas las series. Y es que ha demostrado ser un auténtico líder para su equipo, especialmente en la post – temporada.

Desde su llegada a la franquicia, Utah siempre ha jugado Playoffs y Donovan Mitchell ha incrementado sus números de manera impresionante. Muestra de ello son los 57 puntos conseguidos en 2020, la 3ª anotación más alta en toda la historia de la NBA, promediando más de 36 puntos por partido en esos Playoffs donde cayeron eliminados en el 7º partido ante Denver, en la última jugada. Un jugador que ofensivamente es muy complicado de parar, y que en defensa, pese a su físico, es rápido y atento.

Los escuderos

Rudy Gobert

El francés es la torre del equipo. Desde su llegada en 2013, ha ido creciendo a la vez que la franquicia. Curiosamente, también fue drafteado por Denver y traspasado inmediatamente a los Jazz, exactamente igual que su compañero Donovan Mitchell. En su 2º año fue cuando empezó a ganar protagonismo, reafirmando lo que muchos esperaban de él: ser un gran reboteador e intimidador. De hecho, desde esa temporada 2014-2015 ha estado siempre por encima de los 2 tapones por encuentro.

Rudy Gobert es intimidación, defensa y contundencia en la pintura

Un 5 de grandes capacidades atléticas que en España conocemos bien, pues ya nos hemos cruzado con él en muchas eliminatorias importantes. En los últimos años, siempre han estado en el TOP 5 taponadores, reboteadores y % en tiros de campo de la NBA, llegando incluso a liderar la liga en varias temporadas. Y es que su presencia en pista da mucho al equipo. Actualmente no es raro verle anotar más de 20 puntos o coger más de 20 rebotes. Un seguro de vida.

Bojan Bogdanovic

El experimentado exterior llegó a Utah en 2018 procedente de Indiana, donde desarrolló su mejor baloncesto … hasta su llegada a los Jazz. En su primera temporada en la franquicia, promedió 20 puntos por partido. Y es que Bojan aporta a este equipo un tiro exterior regular y eficaz que quizás no tenían antes de su llegada. El croata formado en las canteras de Mostar y Real Madrid no tuvo oportunidades en ACB y tras destacar en la Cibona de Zagreb, terminó triunfando en Euroliga con el Fenerbahce Ulker, lo que facilitó su salto a la NBA en 2014.

Bojan Bogdanovic aporta experiencia y muñeca croata a estos Jazz

Al otro lado del charco Bojan Bogdanovic ha ido creciendo con el paso de las temporadas. Brooklyn, Washington, Indiana y ahora Utah. Ha tenido que ir adaptando su físico a la NBA, ya que cuando llegó era excesivamente endeble y lento para una liga tan atlética, y estaba demasiado centrado en su rol de tirador. Actualmente es un jugador mucho más completo y con mucha más experiencia a gran nivel en la liga.

Factor X

Mike Conley

Su padre fue medallista de oro en triple salto en unos Juegos Olímpicos, por tanto, sus capacidades atléticas y competitivas quedan fuera de toda duda. Su carrera antes del profesionalismo siempre fue ligada a la de su compañero y amigo Greg Oden, tanto en High School como en la Universidad de Ohio State, donde el único año que estuvieron ambos llevaron al equipo a la Final Four, perdiéndola ante los Florida Gators de Joakim Noah, Al Horford y Corey Brewer. Terminó la temporada con números muy sólidos a nivel defensivo y de dirección para un base: 2,2 robos y 6 asistencias por encuentro, ayudando al rebote y aportando 11,3 puntos, lo que más dudas generaba de su juego. Un base de puro físico, pero con pocos recursos ofensivos, especialmente con bajo % desde el triple y el tiro libre.

Mike Conley ha sido un base sólido con experiencia que ha ayudado a este proyecto

Elegido con el pick 4 en el Draft de 2007 por Memphis Grizzlies, allí permaneció 12 temporadas, coincidiendo tanto con Pau Gasol como con Marc Gasol en distintas etapas. Desde su llegada se ganó el puesto de titular en la franquicia, progresando año tras año. En su último curso allí promedió los mayores números de su carrera a nivel ofensivo: más de 21 puntos por partido, tras una anterior temporada con muchos problemas físicos. Fue un líder para el equipo y para la NBA, que ese mismo curso le otorgó el Premio al Jugador más Deportivo y al Mejor Compañero.

En el verano de 2019 fue traspasado a Utah Jazz, cerrando las puertas de renovar allí a otro español, Ricky Rubio. Sus minutos y números han bajado a la vez que va cumpliendo años, aunque obviamente no ser el máximo referente ofensivo del equipo influye. Con Donovan Mitchell al lado forman una gran dupla que se complementa. Además su experiencia en Playoffs es determinante para el equipo. Allí sube sus prestaciones, especialmente desde el T3, donde se situó en torno al 50% en estas 2 temporadas, algo que ha mejorado mucho a lo largo de su carrera.

El fondo de armario

Parece que esta temporada, sin excesivos cambios, el roster de Utah Jazz genera garantías desde el banquillo. Han ampliado profundidad en algunos perfiles que les pueden ayudar a llegar más lejos.

Quizás el recambio más flojo lo tenían en el puesto de base, donde Mike Conley no disponía de ningún lugarteniente con experiencia que le sustituya, algo que se ha podido solventar ligeramente con la llegada de Nickeil Alexander-Walker, aunque no sea un playmaker como tal. Donovan Mitchell debe funcionar como 1 durante esos minutos.

Y seguramente, la estrella de los Jazz comparta bastantes minutos en pista con Jordan Clarkson. Pese a que su apariencia no encaja demasiado con la cultura mormona que se vive en Utah, parece que Clarkson ha encontrado al fin su hueco y rol en la NBA. Un gran anotador y actualmente uno de los mejores 6º hombres de la NBA.

Jordan Clarkson se ha convertido en uno de los mejores 6º hombres de la NBA

También aparecen jugadores muy necesarios para que todas las piezas del equipo encajen. Son de vital importancia en el equipo dos ex ACB como Joe Ingles y Royce O’Neale, que aportan versatilidad en el 3-4. Asumen tareas defensivas, anotan lanzamientos exteriores liberados y colaboran muy activamente en un buen movimiento de balón y pase final. Sin embargo, la grave lesión del australiano ha hecho que salga traspasado y el equipo pruebe piezas como Danuel House o Juancho Hernangómez.

La llegada de Rudy Gay también aporta un recambio solvente. Un jugador con mucha experiencia que llegó a estar cerca de la élite NBA y que viene de reconvertirse en San Antonio.

Por dentro parece que Rudy Gobert podrá respirar más minutos. La llegada de Hassan Whiteside al equipo aporta un perfil defensivo solvente desde el banco. No tan atlético ni móvil, pero sí intimidador y contundente.

Udoka Azubuike y Eric Paschall tampoco son malas adquisiciones para ampliar la rotación interior.

Las claves

Obviamente la liga regular la tienen aprobada con matrícula. La post – temporada es la asignatura pendiente. Donovan Mitchell ha demostrado que está capacitado para subir sus prestaciones. Deben unirse más compañeros

Seguramente cuentan con la pareja de 5 más intimidadora de toda la NBA: Rudy Gobert y Hassan Whiteside. Esto no significa que sean los mejores defensores. .

En Utah deben estar poniendo velas para que no vuelvan los problemas físicos de Mike Conley. No hay recambios de garantías en el puesto de 1 playmaker.

Hilando con lo anterior, por suerte los Jazz cuentan con generadores muy versátiles en otros puestos como Royce O’Neale, y antes Joe Ingles. Clave en estos años en el esquema del equipo.

Las explosiones anotadoras de Jordan Clarkson dan un plus a un bloque muy compacto.

Deja una respuesta